jueves, julio 27, 2006

Amnesia - Mártires de la Memoria Histórica

Siempre ha habido mártires en la historia de la Iglesia, desde los primeros siglos del cristianismo hasta hoy. Con esta frase arranca el documental Amnesia que se estrenó el pasado 14 de junio en el Palacio de la Colomina realizado por la productora Camera de la Universidad CEU Cardenal Herrera que pretende recuperar la memoria histórica de los mártires valencianos beatificados por Juan Pablo II el 11 de marzo de 2001. Su director Juan Manuel Cotelo explicó que el objetivo ha sido que su ejemplo produzca en la sociedad actual abundantes frutos de amor y esperanza, tal como indicó Juan Pablo II al día siguiente de las beatificaciones.

Tratar la vida y la muerte de los mártires españoles del siglo XX no puede entenderse como apoyo a ningún bando determinado, sino como un testimonio de lo que ocurrió. Por ello Juan Pablo II quiso dejar como mínimo cincuenta años de tiempo para evitar este error y las causas de beatificación no se llevaron a cabo hasta cincuenta y un años después. Se ha contado con el testimonio de algunos familiares de estos mártires y los protagonistas de Amnesia son un ejemplo de total extremo de amor a Dios por encima dela propia vida, sin renunciar a su fe y sin que la Iglesia lo condicionase de ninguna manera.

Son también un ejemplo de exaltación de las virtudes. Su mensaje es de perdón, de no entrar en el juego de quien mató a más, sino mostrar el testimonio de los que murieron en actitud de gratuidad perdonando. Leyendo algunos de sus testimonios, emociona comprobar que iban a la muerte con perdón. Deberíamos desenterrar la memoria de los que murieron perdonando. ¡Eso sí es un buen ejemplo de ciudadanía para las generaciones venideras!.

Amnesia - Juan Manuel Cotelo

La iniciativa de realizar el documental Amnesia partió del director de la Universidad CEU Cardenal Herrera. Fue el primer encargo que recibió la productora Camera nada más crearse. La experiencia de dirigir a los alumnos fue muy buena -en palabras del director Juan Manuel Cotelo- , es la filosofía que tiene Cámera con este y todos los demás trabajos: implicar a los alumnos en todas las fases del proceso de producción de cualquier formato, en la búsqueda de documentación, en la gestión de los derechos, en las entrevistas, en la grabación, en la iluminación, en el sonido. Existía mucha documentación accesible, aún hay muchos familiares de los mártires que viven y porque las localizaciones y los personajes son muy cercanos. Fueron a Roma a entrevistar a Vicente Cárcel y también para obtener imágenes de la ciudad, pero todo lo demás era muy cercano en el espacio y en el tiempo.

Amnesia somos nosotros mismos. Sabemos que han existido mártires, pero nos quedamos en la más absoluta superficialidad de que existen mártires beatificados por el Papa y punto. Si el documental se quedara sólo en recordar la memoria como lo haría un notario, si no hubiera ese componente de conocer los porqués y nos quedáramos en el dato de dónde nació y murió cada uno, o los hijos que tuvo, creo que nos quedaríamos a mitad de camino. La finalidad del documental Amnesia es la misma que tuvo Juan Pablo II cuando beatificó a estos mártires y que lo expresó de manera muy clara: que su testimonio contribuya a producir en la sociedad actual abundantes frutos de amor y esperanza.

Amnesia - Luís Campos Gorriz

La guerra civil española desató una de las mayores persecuciones religiosas que ha vivido la Iglesia Católica. Dentro de los miles que pagaron con su vida su fe religiosa se encontraba Luis Campos Górriz, un valenciano de poco más de 30 años y secretario general de la Asociación Católica de Propagandistas, que fue fusilado en Paterna a comienzos de la guerra. Su vida ejemplar y su martirio inspiraron el libro Vida y ejemplo del márir Luis Campos Górriz, escrito por ROberto Moróder Molina, en 1954. La editorial Encuentro lo reeditó bajo el título No se perderá un ademán: Vida de Luis Campos Górriz.

El libro responde a las palabras de Fernando Martín-Sánchez, presidente de la Asociación Católica de Propagandistas en aquellos momentos, cuando las desoladoras noticias que llegaban de los Centros de la Asociación sobre la suerte corrida por los propagandistas en la contienda civil, afirmó: "Ellos, enteros hasta el fin,apóstoles de Cristo y amantes de España, acaso cayeron con el dolor de que sus palabras postreras y su último gesto serían siempre ignorados de los suyos. NO; para que así no sea,quedmaos nosotros. Con el favor de Dios, no se perderá ni un ademán".

El autor presenta un fiel testimonio de los valores humanos de Campos Górriz: su infancia, la universidad, las oposiciones, su ejercicio profesional y su vida en la Asociación Católica de Propagandistas. Sus páginas ofrecen un ejemplo de una vida orientada, dentro del humanismo cristiano que inspira a todos los propagandistas, hacia la santidad.

DIOS sí te espera

En Valencia había gente que no quería que el V Encuentro Mundial de las Familias se celebrara, que no quería que viniera el Papa. Habían puesto en sus casas colgaduras que así lo anunciaban: "Jo no t'espere". Qué buena suerte tuvieron: el Papa sí les esperó a ellos. Este Papa B16 y el que venga: a ellos o a sus hijos o a sus nietos; antes o después, cuando la gracia se abra paso por fin hasta sus corazones, la Iglesia sí les espera. Y les espera Dios: cuando lleguen a su presencia, habrá en el Paraíso una gran cartel: "Yo sí te espero". No sé si querrán entrar. Dios perdona siempre, pero el odio -que endurece al alma- perdona rara vez. Ahora, de momento, no quieren. Les fastidia que el Papa venga a predicarles lo que saben que es la Verdad. No les gusta que se les ponga ante los ojos la afirmación de que sus familias, mientras están vacías de Dios, no se pueden llenar con nada, ya que Dios es insustituible. No les gusta que se les diga que sus familias ni siquiera puede decirse que sean familias. No quieren enterarse de que el Papa no fue a Valencia a otra cosa que a hacer nuevo aquello que hizo Cristo: repartir el bien a manos llenas. A cambio de lo cual Jesús recibió el premio de la Cruz y los hombres el premio de la Redención. Y no hay nada nuevo bajo el sol.

Familia ¿Tradicional? sí, FAMILIA SANA

Estamos en mitad de una lucha importante por un modelo de convivencia familiar. Entre los atentados concretos, existe una apropiación indebida del lenguaje en casos como el uso de la expresión "familia tradicional". Llamar familia tradicional a la familia es un atentado sutil y severo que nos hace caer en la tentación de tener que especificar. Otra deformación se produce en la Ley de Reproducción Asistida de 1988 con la introducción del término "pre-embrión". No existe en biología semejante término, pero linguísticamente fue "lícito" y devaluaron el término, con lo que el embrión se convierte en algo con lo que se puede jugar. La modificación de la ley, recién aprobada, se ha introducido el término "óvulo activado" como forma de evitar colisiones morales. Igualmente "eutanasia" significa "buena muerte" pero ellos han llegado a convencer a la gente de que se puede matar antes a unos que a otros a costa de reducir el gasto sanitario.
La familia es un modelo de convivencia sostenible en el que la persona se entrega de forma altruista y el pesimismo es "el pecado de los pecados" como afirmó B16.

Falsos derechos

Existe un mecanismo de creación de derechos que no lo son en realidad . No existe el derecho a la paternidad y a la maternidad, lo que existe es el derecho del niño a tener un padre y una madre. No existe el derecho a la ostentación pública de la orientación sexual y exigir al vecino que lo acepte y no se pronuncie en contra. No existe el derecho a matar 80.000 inocentes al año en España.

La familia formada por un esposo y una esposa, con sus hijos y con la inestimable colaboración de otros familiares es una realidad universal que mejora la sociedad. Las comunidades humanas sin familia estructuradas se resienten en sus posibilidades. Quienes pretendan identificar la familia basada en el matrimonio varón/mujer con un modelo conservador se equivocan profundamente. Porque la ecología humana es la escuela donde se aprende la dignidad personal y las actitudes de amor desde nuestra condición de seres corporales y espirituales. Asistimos en los últimos tiempos a un ataque de políticos apóstatas contra la familia con la excusa de que existen "otros modelos". Pero la "diversidad" que tanto cacarean se pone en entredicho cuando intentan unificarla al matrimonio. ¿Más de lo mismo? ¡Pues vaya diversidad!.

En el fondo de esas maniobras subyace cada vez con más claridad, la pretensión declarada por la asignatura de Educación para la ciudadanía, osea, adoctrinar desde el Estado sobre la sexualidad y la familia. Se quiere poner en jaque el inalienable derecho de los padres a educar a sus hijos, con la mala intención de queprovenga del estado, sin respetar la libertad religiosa. La comunidad educativa en su integridad lo rechaza. Los ataques a la familia llegan a materializarse, incluso, en burlas, obscenidades, y faltas de respeto hacia el Papa B16. La pretendida gubernamentalmente Alianza de Civilizaciones debería empezar por no atacar a la más próxima y mayoritaria: la cristiana.

Expresemos siempre nuestro convencimiento a nuestros amigos y conocidos de que la Familia Sana contribuye a una mejor sociedad. La dedicación de los esposos a la estabilidad matrimonial, el compromiso en la educación de los hijos y la atención a los más necesitados es una de las características de nuestras familias, que se conciben como comunidades de vida y amor. El resto... burdas imitaciones.

sábado, julio 15, 2006

Parroquia San Francisco de Borja

jueves, julio 13, 2006

Jo no t'espere

Coronado en vivo y en directo

Alborada V Encuentro Mundial de las Familias

Benedicto XVI y el Santo Grial en TVE 1

Benedicto XVI en el inicio de la Vigilia del V EMF

Benedicto XVI en la Vigilia del V EMF

Juan Carlos I ante Benedcito XVI

Llegada Benedicto XVI a Valencia - Mensaje

Llegada Benedicto XVI al EMF


Video posteado en youtube.com por el inefable Coronado a quien agradecemos desde aquí su entrega a sus dos vocaciones: la Fe y el periodismo.

Jonotespere a la desesperada

De cómo se puede manipular las imágenes hasta deformar lo que se ve (casi todos los que dicen que sólo muestran la realidad, muestran aquello que ellos quieren destacar): Los pendones del jonotespere había que ir a buscarlos a propósito porque hasta el Levante-emv (su patrocinador) acabó vendiendo las banderas vaticanas y no su pendón.

Jonotespere acudió a recibir al Papa como todo el mundo


Mira por donde, los del jonotespere acabaron yendo a dar la bienvenida al Papa Benedicto XVI.Pero claro, eso no lo cuentan en su web

Benedicto XVI en TVE 1

"Yo como George Bush y Jacques Cirac"

Fernando Moraleda no tiene precio... como inútil esférico. (Osea que lo mires por donde lo mires es un inútil).

Padre Nuestro interpretado por Montserrat Caballé

V Encuentro Mundial de las Familias Video Esperando


Aunque dos horas antes de la Vigilia con Benedicto XVI a la altura del Palau de la Música el ambiente fuera este:

Y es que cuando no se quiere ver, youtube.com ayuda a ver

V Encuentro Mundial de las Familias Video Sin dormir

V Encuentro Mundial de las Familias Video Durmiendo

martes, julio 11, 2006

Familias en Misión


Este es el aspecto que presentaba anoche el entorno del cauce del río (Ver post anterior)

Imagen tomada el lunes 10 de Julio a las 12 de la noche: nadie se había movido aún de su asiento.Al otro lado del museo el río estaba también ocupado

Momento en el que se levantaron familias enteras (En la imagen miembros de una familia Croata) para ser enviados a Evangelizar a otros países.

Más de un centenar de familias con todos sus hijos, algunos de ellos muy pequeños, subieron al altar del V Encuentro donde el Sr. Arzobispo de Valencia D. Agustín García Gasco les impartió la bendición y los obispos y arzobispos presentes les impusieron las manos.

Las Familias en Misión y el V Encuentro

El lunes 1o de julio de 2006, al día siguiente de la clausura del V Encuentro Mundial de las Familias, 160.000 católicos vuelven a llenar el altar del Papa y los alrededores de la Ciudad de las Artes y las Ciencias presididos por el Arzobispo de Valencia D. Agustín García Gasco, Monseñor Rouco Varela, El cardenal de Boston y el Arzobispo de Colombia. Se equivocaban los periódicos que anunciaron que tras a eucaristía con el Papa se produjo una diáspora generalizada.60.000 valencianos, 10.000 murcianos, 10.000 italianos, Australia, Estados Unidos, Libaneses, Japoneses, Húngaros, Croatas, Franceses, de las islas del sudeste asiático, Gabón, Etiopía, Camerún, Somalia, Ecuador, México, Chile, Argentina, Panamá, y así hasta 160.000 personas.Aún faltaba una hora para el encuentro y ya los participantes en el encuentro habían tomado posiciones frente a las pantallas de televisión para poder seguir la celebración en la que, además, se pedirían familias para marchar a evangelizar a los confines de la tierra.
Desde el puente de Monteolivete donde seguía instalado el altar, justo enfrente de la torre de FranciaAvenida de Francia y Alameda al nivel de calle: todas las calzadas llenas hasta las inmediaciones del nuevo Corte Inglés. Dentro del cuace del río no cabía un alma.
Y comenzó a soplar la brisa suave de Elías...

Instantáneas de Benedicto XVI

No se conoce en Valencia a nadie, salvo la Virgen de los Desamparados, que tenga la capacidad de convocar a tantas personas en la Plaza de la Basílica como Benedicto XVI. Por algo será.
Las nuevas generaciones estan cerca del Papa. Será porque sienten que quizás han podido ver la luz por la incansable tarea y los denodados esfuerzos de la Iglesia por defender el caracter sagrado de la Vida desde el primer momento de su concepción.
Y las madres desean fervientemente transmitir la fe a los hijos para que un día puedan gozar de los frutos abundantes que el Señor regala a su Iglesia. ¿Acaso un padre no desea lo mejor para sus hijos?. Pues en el corazón de la Iglesia sólo hay entrañas de misericordia.
La familia aporta jóvenes a la sociedad, hace posible el futuro, da paso a la esperanza. Y los jovénes "siguen" con el Papa.
La transmisión de la fe, en el seno de la familia y de padres a hijos. Y la Casa Real dando ejemplo.

Recuerdos del V Encuentro Mundial de las Familias

Esta es una de las imágenes imborrables que han quedado grabadas en las retinas de millones de seres humanos que acompañando a Benedicto XVI en Valencia en el V Encuentro Mundial de las Familias, o siguiendo los actos desde todos los rincones del planeta, participaron el la vigilia de oración del sábado día 8 de Julio de 2006.
Este es el aspecto de la mayoría de los balcones de la ciudad que, natural y espontáneamente quisieron sumarse a la bienvenida a Benedicto XVI. Triunfó el bien, porque la gente es gente de bien

El altar que se alzó entre la Ciudad de las Artes y el Museo de las Ciencias de Valencia, ejemplo de nueva liturgia, de una estética de Nueva Evangelización.
Cuántos y en tantos momentos, se acercaron a refrescarse a las fuentes instaladas por toda la Alameda y la Avenida de Francia. Agua para la sed. Agua para refrescarse por las altísimas temperaturas que hubieron de soportar los peregrinos. Agua para todos. Como debe ser.

La homilia del Papa en el V Encuentro Mundial de las familias


Queridos hermanos y hermanas:

En esta Santa Misa que tengo la inmensa alegría de presidir, concelebrando con numerosos Hermanos en el episcopado y con un gran número de sacerdotes, doy gracias al Señor por todas las amadas familias que os habéis congregado aquí formando una multitud jubilosa, y también por tantas otras que, desde lejanas tierras, seguís esta celebración a través de la radio y la televisión. A todos deseo saludaros y expresaros mi gran afecto con un abrazo de paz.

Los testimonios de Ester y Pablo, que hemos escuchado antes en las lecturas, muestran cómo la familia está llamada a colaborar en la transmisión de la fe. Ester confiesa: "Mi padre me ha contado que tú, Señor, escogiste a Israel entre las naciones" (14,5). Pablo sigue la tradición de sus antepasados judíos dando culto a Dios con conciencia pura. Alaba la fe sincera de Timoteo y le recuerda "esa fe que tuvieron tu abuela Loide y tu madre Eunice, y que estoy seguro que tienes también tú" (2 Tm 1,5). En estos testimonios bíblicos la familia comprende no sólo a padres e hijos, sino también a los abuelos y antepasados. La familia se nos muestra así como una comunidad de generaciones y garante de un patrimonio de tradiciones.

Ningún hombre se ha dado el ser a sí mismo ni ha adquirido por sí solo los conocimientos elementales para la vida. Todos hemos recibido de otros la vida y las verdades básicas para la misma, y estamos llamados a alcanzar la perfección en relación y comunión amorosa con los demás. La familia, fundada en el matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer, expresa esta dimensión relacional, filial y comunitaria, y es el ámbito donde el hombre puede nacer con dignidad, crecer y desarrollarse de un modo integral.

Cuando un niño nace, a través de la relación con sus padres empieza a formar parte de una tradición familiar, que tiene raíces aún más antiguas. Con el don de la vida recibe todo un patrimonio de experiencia. A este respecto, los padres tienen el derecho y el deber inalienable de transmitirlo a los hijos: educarlos en el descubrimiento de su identidad, iniciarlos en la vida social, en el ejercicio responsable de su libertad moral y de su capacidad de amar a través de la experiencia de ser amados y, sobre todo, en el encuentro con Dios. Los hijos crecen y maduran humanamente en la medida en que acogen con confianza ese patrimonio y esa educación que van asumiendo progresivamente. De este modo son capaces de elaborar una síntesis personal entre lo recibido y lo nuevo, y que cada uno y cada generación está llamado a realizar.

En el origen de todo hombre y, por tanto, en toda paternidad y maternidad humana está presente Dios Creador. Por eso los esposos deben acoger al niño que les nace como hijo no sólo suyo, sino también de Dios, que lo ama por sí mismo y lo llama a la filiación divina. Más aún: toda generación, toda paternidad y maternidad, toda familia tiene su principio en Dios, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo.

A Ester su padre le había trasmitido, con la memoria de sus antepasados y de su pueblo, la de un Dios del que todos proceden y al que todos están llamados a responder. La memoria de Dios Padre que ha elegido a su pueblo y que actúa en la historia para nuestra salvación. La memoria de este Padre ilumina la identidad más profunda de los hombres: de dónde venimos, quiénes somos y cuán grande es nuestra dignidad. Venimos ciertamente de nuestros padres y somos sus hijos, pero también venimos de Dios, que nos ha creado a su imagen y nos ha llamado a ser sus hijos. Por eso, en el origen de todo ser humano no existe el azar o la casualidad, sino un proyecto del amor de Dios. Es lo que nos ha revelado Jesucristo, verdadero Hijo de Dios y hombre perfecto. Él conocía de quién venía y de quién venimos todos: del amor de su Padre y Padre nuestro.

La fe no es, pues, una mera herencia cultural, sino una acción continua de la gracia de Dios que llama y de la libertad humana que puede o no adherirse a esa llamada. Aunque nadie responde por otro, sin embargo los padres cristianos están llamados a dar un testimonio creíble de su fe y esperanza cristiana. Han de procurar que la llamada de Dios y la Buena Nueva de Cristo lleguen a sus hijos con la mayor claridad y autenticidad.

Con el pasar de los años, este don de Dios que los padres han contribuido a poner ante los ojos de los pequeños necesitará también ser cultivado con sabiduría y dulzura, haciendo crecer en ellos la capacidad de discernimiento. De este modo, con el testimonio constante del amor conyugal de los padres, vivido e impregnado de la fe, y con el acompañamiento entrañable de la comunidad cristiana, se favorecerá que los hijos hagan suyo el don mismo de la fe, descubran con ella el sentido profundo de la propia existencia y se sientan gozosos y agradecidos por ello.

La familia cristiana transmite la fe cuando los padres enseñan a sus hijos a rezar y rezan con ellos (cf. Familiaris consortio, 60); cuando los acercan a los sacramentos y los van introduciendo en la vida de la Iglesia; cuando todos se reúnen para leer la Biblia, iluminando la vida familiar a la luz de la fe y alabando a Dios como Padre.

En la cultura actual se exalta muy a menudo la libertad del individuo concebido como sujeto autónomo, como si se hiciera él sólo y se bastara a sí mismo, al margen de su relación con los demás y ajeno a su responsabilidad ante ellos. Se intenta organizar la vida social sólo a partir de deseos subjetivos y mudables, sin referencia alguna a una verdad objetiva previa como son la dignidad de cada ser humano y sus deberes y derechos inalienables a cuyo servicio debe ponerse todo grupo social.

La Iglesia no cesa de recordar que la verdadera libertad del ser humano proviene de haber sido creado a imagen y semejanza de Dios. Por ello, la educación cristiana es educación de la libertad y para la libertad. "Nosotros hacemos el bien no como esclavos, que no son libres de obrar de otra manera, sino que lo hacemos porque tenemos personalmente la responsabilidad con respecto al mundo; porque amamos la verdad y el bien, porque amamos a Dios mismo y, por tanto, también a sus criaturas. Ésta es la libertad verdadera, a la que el Espíritu Santo quiere llevarnos" (Homilía en la vigilia de Pentecostés, L’Osservatore Romano, edic. lengua española, 9-6-2006, p. 6).

Jesucristo es el hombre perfecto, ejemplo de libertad filial, que nos enseña a comunicar a los demás su mismo amor: "Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor" (Jn 15,9). A este respecto enseña el Concilio Vaticano II que "los esposos y padres cristianos, siguiendo su propio camino, deben apoyarse mutuamente en la gracia, con un amor fiel a lo largo de toda su vida, y educar en la enseñanza cristiana y en los valores evangélicos a sus hijos recibidos amorosamente de Dios. De esta manera ofrecen a todos el ejemplo de un amor incansable y generoso, construyen la fraternidad de amor y son testigos y colaboradores de la fecundidad de la Madre Iglesia como símbolo y participación de aquel amor con el que Cristo amó a su esposa y se entregó por ella" (Lumen gentium, 41).

La alegría amorosa con la que nuestros padres nos acogieron y acompañaron en los primeros pasos en este mundo es como un signo y prolongación sacramental del amor benevolente de Dios del que procedemos. La experiencia de ser acogidos y amados por Dios y por nuestros padres es la base firme que favorece siempre el crecimiento y desarrollo auténtico del hombre, que tanto nos ayuda a madurar en el camino hacia la verdad y el amor, y a salir de nosotros mismos para entrar en comunión con los demás y con Dios.

Para avanzar en ese camino de madurez humana, la Iglesia nos enseña a respetar y promover la maravillosa realidad del matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer, que es, además, el origen de la familia. Por eso, reconocer y ayudar a esta institución es uno de los mayores servicios que se pueden prestar hoy día al bien común y al verdadero desarrollo de los hombres y de las sociedades, así como la mejor garantía para asegurar la dignidad, la igualdad y la verdadera libertad de la persona humana.

En este sentido, quiero destacar la importancia y el papel positivo que a favor del matrimonio y de la familia realizan las distintas asociaciones familiares eclesiales. Por eso, "deseo invitar a todos los cristianos a colaborar, cordial y valientemente con todos los hombres de buena voluntad, que viven su responsabilidad al servicio de la familia" (Familiaris consortio, 86), para que uniendo sus fuerzas y con una legítima pluralidad de iniciativas contribuyan a la promoción del verdadero bien de la familia en la sociedad actual.

Volvamos por un momento a la primera lectura de esta Misa, tomada del libro de Ester. La Iglesia orante ha visto en esta humilde reina, que intercede con todo su ser por su pueblo que sufre, un prefiguración de María, que su Hijo nos ha dado a todos nosotros como Madre; una prefiguración de la Madre, que protege con su amor a la familia de Dios que peregrina en este mundo. María es la imagen ejemplar de todas las madres, de su gran misión como guardianas de la vida, de su misión de enseñar el arte de vivir, el arte de amar.

La familia cristiana –padre, madre e hijos- está llamada, pues, a cumplir los objetivos señalados no como algo impuesto desde fuera, sino como un don de la gracia del sacramento del matrimonio infundida en los esposos. Si éstos permanecen abiertos al Espíritu y piden su ayuda, él no dejará de comunicarles el amor de Dios Padre manifestado y encarnado en Cristo. La presencia del Espíritu ayudará a los esposos a no perder de vista la fuente y medida de su amor y entrega, y a colaborar con él para reflejarlo y encarnarlo en todas las dimensiones de su vida. El Espíritu suscitará asimismo en ellos el anhelo del encuentro definitivo con Cristo en la casa de su Padre y Padre nuestro. Éste es el mensaje de esperanza que desde Valencia quiero lanzar a todas las familias del mundo. Amén.

La mujer en la Iglesia

Aunque los periódicos aún no se han enterado, muchas mujeres distribuyeron la comunión a lo largo de las grandes avenidas de la ciudad. Y es que en la Iglesia, como en la familia, todos pintamos y las mujeres no son sólo un florero... como ocurre en la política.
En la Ciudad de la Justicia comenzaba otra de las grandes concentraciones de peregrinos del V Encuentro que llegaba hasta el mismo centro comercial del Saler. Dentro del cauce del río y hasta el Oceanográfico se concentraban más peregrinos y en el extremo opuesto, ocupaban toda la Avenida de Francia hasta rebasar el nuevo Corte Inglés. Como bien dijo Monseñor Reig: Es irrelevante la ausencia del presidente de gobierno frente a más de un millón de peregrinos.
El ineludible momento de la acción de gracias, pues fueron muchas y muchas las recibidas en Valencia a lo largo de todo el V Encuentro y aún en la misma Eucaristía.
Nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombras de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la Paz.

Felicidades

Felicidades al millón y medio de personas -es decir, millón y medio de historias distintas que tuvieron que suceder- que fueron a Valencia. Felicidades porque lograron vencer la apatía, la pereza, la desgana, los planes alternativos o el tremendo calor. Otros vieron los obstáculos y se rindieron. Ellos, vencieron. Felicidades a los que, de corazón, quisieron ir y no pudieron. Son muchos más de millón y medio.
Felicidades a las familias que convirtieron en una inmensa guardería el antiguo cauce del Turia. Los lloros, quejas, carreras y gritos de sus hijos a veces nos distrajeron, pero esos lloros y gritos son, precisamente, una lección hermosísima y elocuente de familia. Felicidades a los que no se desanimaron pese a estar a centenares de metros del altar. «No venimos a ver al Papa; venimos, más bien, a que nos vea él a todos nosotros», me dijo un padre que se había instalado con toda su familia frente a una pantalla más alejada del escenario.
Felicidades a los jóvenes. Son los preferidos por los profetas de desventuras para lanzar contra ellos sus dardos envenenados. Se resisten a creer que vivan la castidad: es lo que más les obsesiona. «Mucho Papa, pero luego pasan de la Iglesia en temas de sexualidad», repiten machaconamente. Y dale. Tratan de mancharles con su mala conciencia. Pues miles, decenas de miles de ellos sí viven en castidad. Y, si caen, se levantan. Es la ventaja de ser católico: que el perdón es gratis. Y la pureza, siendo importante, no es el mensaje principal del Evangelio.
Felicidades a los que se toman con sentido del humor a los cenizos que bufan que «eran muchos, pero no tantos», como aseguraba ayer un periódico.
Felicidades a la organización, espléndida pese a los fallos inevitables, y a los miles de voluntarios. Da una alegría inmensa ver que los jóvenes no sólo hacen cola para sacar una entrada en el Bernabéu o para el bar de moda, sino que se apuntan a puñados para arrimar el hombro en un encuentro con el Papa. Y felicidades, sin duda, a Benedicto XVI. Ha sido providencial que venga a España en estos momentos. La bocanada de aire fresco que ha traído a cada familia ya ha comenzado a dar sus frutos. Gracias, Santo Padre.
Alex Navajas

Monseñor Rouco Varela


El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, aseguró hoy que los católicos españoles se han unido "fervorosa y entusiásticamente" al Papa Benedicto XVI en su primera visita a España, en el marco del Encuentro Mundial de las Familias, que tuvo lugar este fin de semana en Valencia.
"La Iglesia de España, y los católicos españoles se han unido fervorosamente y entusiásticamente en torno al Papa, para oírle y para identificarse con él en una de las grandes propuestas que la Iglesia hace hacia la sociedad actual, como lo hizo siempre: el matrimonio, que nace de la familia, la familia que nace del matrimonio, es esencial para la vida cristiana y también para el presente y futuro de la sociedad y la humanidad", resumió , en declaraciones a la Cope, haciendo una valoración del desarrollo de este encuentro.
En este sentido, aseguró que no tenía ninguna duda del éxito de la convocatoria porque "los católicos en España responden a la llamada del Papa, naturalmente porque se trata de un Papa concreto, pero en principio porque se trata del Papa". "Estoy seguro de que con cualquier papa la respuesta hubiese sido la misma", recalcó.
Además, recordó que no se puede olvidar "la gran raíz cristiana de España y la gran vertebración de España por parte de lo que ha sido la experiencia y la vida de la Iglesia católica y de la vida cristiana". "La respuesta no podía ser otra y fue así, yo no tenía la menor duda, aunque fuese Valencia, en el verano, en la segunda semana de julio, el gran gozo de la celebración nadie va a ser capaz de perturbarlo ni de modificarlo", indicó. Y, en este punto, destacó, la gran presencia de los jóvenes este fin de semana.
Respecto al comportamiento del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante la visita del Papa, señaló que respeta "mucho" su forma de actuar y que, en cualquier caso, "es un asunto menor que no tiene la mayor importancia", frente a la asistencia de "más de un millón de católicos" para escuchar un mensaje del Papa que ha oído "medio mundo".
Además, negó que el Papa haya marcado un nuevo discurso a los obispos en su relación con el Gobierno: "Su discurso nos alienta mucho a seguir en la misma línea --precisó--. Siempre ocurre que alguien quiere interpretar diferencias entre el episcopado de un país
y el Papa, pero es inútil porque nuestra comunión con él es completa, hemos aprendido de él mucho en estos dos días".
También rememoró la visita del Papa Juan Pablo II en 1962, en la que hubo "una inflexión en la fe, en la identificación del pueblo con sus raíces cristianas". "Desde entonces hemos vuelto a recobrar la certeza de que la raíz cristiana de la conciencia de la sociedad del pueblo español sigue siendo muy honda, a pesar de todos los pesares", insistió.
En otro orden de cosas, el arzobispo se refirió al concepto de la "Noble nación española" como "la herencia humana, cultural, espiritual y de una realidad social, humana, histórica, que es de un gran valor". "¿Cómo va uno a romper la unidad de su familia, la unidad de lo que más quiere sin que eso afecte hondamente a todos? Y como uno va a decir que eso es igual, que es indiferente desde el punto de vista de su relación con Dios, de su relación con el evangelio en el que cree. No se puede decir. Para la Iglesia esa noble nación española ha sido uno de los lugares históricos donde ella ha echado más raíces", argumentó.
Igualmente, criticó la dictadura del relativismo, al hilo de las palabras de Ratzinger el pasado fin de semana, que definió como un "fenómeno intelectual" que cada vez encuentra más eco en aquellos medios de influencia en la sociedad que llegan a la opinión pública corriente". "El fenómeno es más que preocupante y sobre todo en relación con esas posibilidades, intactas, en estado de ser desarrolladas, y que iniciamos en el proyecto común de la Constitución del 78: el diálogo entre el mundo laico y el mundo cristiano", señaló.
Finalmente, consideró que los problemas políticos y culturales no están en consonancia con los de los ciudadanos y que, incluso, en ocasiones son inducidos. "Una vuelta con la mirada objetiva y responsable a la vida real de la gente, al pueblo y las personas nos ayudaría a un volver a un proceso de renovación honda moral y ética de la sociedad en España", concluyó.

El PAPA es el PAPA

Valencia, mes de julio, ola de calor, mundial de fútbol de por medio: ¿Quién se atreve a convocar a las familias y para una Misa?. Benedicto XVI. No le defraudaron. El PAPA es el PAPA.
No sólo las areas habilitadas para los peregrinos, sino todas las calles adyacentes estaban hasta la bandera (vaticana, por supuesto). Nadie faltó a la Eucaristía presidida por Benedicto XVI ¡ni los niños!.

Bajo un sol de justicia, famílias enteras: Padre + Madre + Hijos + Abuelos vivieron la eucaristía junto al Santo Padre. ¿Con quién está la gente?: Con Benedicto XVI y eso se tuvo muy presente.
Miles de peregrinos esperaban de buena mañana a Benedicto XVI entre cánticos, después de pasar la noche al raso en el cauce. Aplauden la buena organización. Bajo un sol de justicia, miles de peregrinos venidos de todo el mundo aclamaron vitorearon ayer al Papa, Benedicto XVI, durante la Eucaristía de La Familia y en su camino de regreso al aeropuerto de Manises.

Después de una larga noche de vigilia en un «hotel de mil estrellas» (durmieron al raso en el cauce del Turia) y tras despedirse simbólicamente del Pontífice, los visitantes comenzaron a abandonar la ciudad, que poco a poco recobraba la normalidad.

domingo, julio 09, 2006

El abuelo del mundo


Benedicto XVI ya ha demostrado tener su propio estilo a la hora de dirigir la Barca de Pedro. Sin embargo, comparte distintos rasgos con su predecesor. Uno de ellos es que el contacto con la juventud también le hace rejuvenecer a él. Por eso, después de que haber mencionado el valor inestimable del matrimonio, y de referirse al papel que deben tener los padres y los hijos en el seno de la familia, quiso terminar su recorrido por la «membresía» familiar, con una referencia a los abuelos, «tan importantes en las familias». «Ojalá que, bajo ningún concepto, sean excluidos del círculo familiar» porque, concluyó, «son un tesoro que no podemos arrebatarles a las nuevas generaciones, sobre todo cuando dan testimonio de fe ante la cercanía de la muerte». Algo que quiso remarcar con un comentario que arrancó las risas de los asistentes, y que al mismo Papa le hizo sonreir más que distendidamente. Y es que cuando hablaba de la importancia de los abuelos, Benedicto XVI, de 79 años, enfatizó sus palabras con un «os lo digo yo, que soy el abuelo del mundo». La misma expresión con la que le describió el actor italiano Lino Banfi.
Palabras cercanas. Bromas aparte, tampoco olvidó el Pontífice dar un aviso a navegantes, y recordó que «España, y concretamente Valencia son ricas en sus tradiciones y orgullosas de la fe cristiana que se vive y cultiva en tantas familias». Por eso no es extraño que los fieles sintieran especialmente cercanas las palabras del Pontífice. Peregrinos como Joaquín y Ana, que han venido con cuatro de sus siete hijos, y que tienen el motivo de su viaje más que claro. «Nosotros nos conocimos en un encuentro con el Papa y gracias a eso tenemos ahora unos maravillosos hijos, por esta razón hemos querido traerlos aquí para que conozcan a otras familias que tienen nuestros mismos valores y anhelos y encuentren la fe», explica Ana

Al terminar la ceremonia, la mayor parte de peregrinos que, tras la alegría que el encuentro con el Papa les dejó, siguieron toda la noche en tono de fiesta y celebración. El sonido de guitarras, risas y bailes se escucharon hasta altas horas de la madrugada. Pero no sólo se aprovechaban estos momentos de la noche para festejar, sino también para conocer a peregrinos de otros lugares, convivir con la familia y poner en común experiencias y testimonios de vida.

Collar de Perlas...

Los representantes del Ejecutivo no tuvieron ayer un buen día con el protocolo. Y no es porque las reglas ceremoniales con la Santa Sede sean especialmente complejas, sino porque se apreciaba cierta falta de práctica en la relación con los eclesiásticos. Sin duda, la «perla» de los despistes, fue la curiosa explicación que fuentes de Moncloa hicieron de los regalos con que Benedicto XVI obsequió a los presentes. Según manifestaron poco después de la salida, el Pontífice había regalado a Rodríguez Zapatero una «Biblia antigua», cuando en realidad se trataba de un facsímil de la encíclica «Codex Vaticanus» de 1209. Además, añadieron, a las «señoras» les había obsequiado con «un collar de perlas con una cruz». Sin embargo, el Papa no hizo ayer ninguna innovación, sino que les entregó el mismo recuerdo que entrega siempre en cualquiera de sus audiencias. El problema estuvo en que los representantes de Moncloa -y esta vez sólo pudo deberse a la ignorancia- confundieron con un collar... el tradicional rosario de cuentas nacaradas.

Convoca Benedicto XVI. ¿Se nota?

El Papa aún no había llegado a la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia para presidir el encuentro festivo que clausuraría el V Encuentro Mundial de las Familias. A las 8'45 era aclamado por los miles de presentes con vítores y lemas como 'Ésta es la juventud del Papa'.
A su llegada sería recibido en nombre de todos los presentes, (anunciaban por megafonía) por siete familias procedentes de Gabón, Filipinas, Lituania, Alemania, Panamá y Estados Unidos, en representación de todas las naciones. En primera fila del espacio de invitados, se situaban los Príncipes de Asturias, Don Felipe y Doña Letizia y las Infantas Doña Elena y Cristina junto con sus esposos y primeras autoridades valencianas. También habían acudido al acto la plana mayor del PP... pero nadie aplaudió. (gracias a Dios)
Era aclamado desde el altar por Ramón (del grupo Alborada) , los presentadores de Canal 9, y por los miles de presentes con vítores y lemas como 'Estas es la juventud del Papa', 'Se nota se siente, el Papa está presente' y 'Benedicto, oé'.
Este era el aspecto de la Avenida de Francia y el nuevo Corte Inglés ¡Y aún faltaban por venir los grupos de peregrinos encargados de custodiar el Papa en su recorrido desde el Palacio Arzobispal al altar instalado en el puente de Monteolivete.

El francmasón ya tiene la foto que buscaba

A las 18.25 horas en el Palacio Arzobispal iba el indigente mental para reunirse con Benedicto XVI y fue recibido con silbidos y abucheos procedentes del público que se congregaba en algunos balcones aledaños y en uno de los laterales de la plaza. Llegó al Palacio acompañado por su esposa, Sonsoles Espinosa, la instigadora de su no presencia en la misa de mañana. ¡Qué distinto de la mujer de Pilatos!. Con lo que le gusta la Ópera si le hubiesen ofrecido a ella cantar el Padre Nuestro de Jose María Cano, no se lo piensa dos veces.

Cuando el bobo solemne descendió del vehículo oficial en el que se trasladó al Palacio Arzobispal, pudieron escucharse silbidos, abucheos y gritos procedentes del público, delimitada por un perímetro de seguridad, mientras desde otros balcones habilitados por el PSPV para los apóstatas se intentaba contrarrestar esa protesta con aplausos. Eran los hombres de Judas.
Momentos después fue la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, la que llegó al Palacio Arzobispal y tuvo el mismo recibimiento mientras arreciaban unos gritos contra el Gobierno y, en particular, contra el presidente.
Los gritos lanzados contra el presidente del Gobierno me consta de buena fuente que se oían en el interior de las dependencias arzobispales cuando ya había comenzado el encuentro entre el Papa y el masón.
Antes de entrevistarse con Benedicto XVI en la sala de visitas del Palacio, Zapatero charló unos instantes con el cardenal secretario de Estado del Vaticano, Angelo Sodano, y con el arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco. No hubo diplomacia vaticana en estos casos. Le dijeron hola y nada más.

Benedicto XVI sí tiene capacidad de convocatoria

¿Quien tiene esta capacidad de convocatoria en España?. Que levante la mano. (Aunque ese indigente mental es tan bobo que es capaz de levantarla).
Como defiende el semanario ALBA: "SOMOS MAS". Por eso, a la misma hora en que fueron tomadas estas imagenes, siete y media de la tarde, habían miles de católicos formando un cinturón humano que iba desde el Palacio Arzobispal hasta el mismísimo altar. ¡Y en el cauce del río ya no cabía un alfiler!.
Humanamente era imposible acceder más allá de donde obtuvimos esta imagen. Nada. Ni un alfiler cabía. A ver quién es el guapo que viene otro día y lo llena por su cara ¿bonita?, No, por su cara dura. Que esa el bobo solemne tiene un rato.

Dispersa a los soberbios de corazón

La famosa "pinza" que pensaban hacer los alborotadores a sueldo del gobierno, (ellos-no-se-lo-esperaban) resultó el enésimo fracaso que cosechaban: no pasó absolutamente nada. La marea humana de católicos que desde las tres de la tarde ocupaban ambos lados de la Alameda, más la profunda decepción al comprobar que ESTO "ellos-no-se-lo-esperaban", permitió que fuera el orden, la armonía y la paz quienes presidieran desde primeras horas de la tarde el Encuentro con el Papa Benedicto XVI
Además de Monteolivete, el enclave de Eduardo Boscá iba a ser "su" baluarte: ya ven que los peregrinos venidos de todo el mundo fueron las únicas "pinzas" de la Alameda.

sábado, julio 08, 2006

¡¡ENHORABUENA FAMILIA!!


La revolución ha empezado... ¡ENHORABUENA FAMILIA!!

Miles de personas arropan al Papa en ambiente festivo y caluroso. Miles de personas recibieron esta mañana a Benedicto XVI a su llegada a Valencia, en un ambiente festivo y caluroso donde los peregrinos del Encuentro Mundial de las Familias han tomado las principales calles de la ciudad con cánticos, colores blancos y amarillos y la alegría de poder ver al Papa de cerca.

Horas antes del aterrizaje del avión papal, a las 11.22 horas, y la primera toma de contacto de Benedicto XVI con territorio español, a las 11.40, Valencia ya estaba preparada para recibir al Papa, con miles de balcones engalanados, calles cortadas al tráfico y flores con los colores vaticanos repartidas por todo el recorrido del 'papamóvil'.

Cientos de peregrinos esperaban en la antigua base militar de Manises desde primera hora de la mañana, con cánticos y portando pancartas y banderolas con los colores del Vaticano, algunos de los cuales silbaron al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en una protesta que se repitió en lugares con pantallas gigantes, como las plazas de la Reina y de la Virgen.

También aguardaban en la avenida del Cid -la vía de entrada a Valencia desde Manises y la autovía A-3-, unos en las pasarelas de hierro habilitadas para los peatones y otros bajo la sombra de árboles, edificios y marquesinas de autobuses para evitar el calor.

El paso -puntual en todo momento- de la comitiva del 'papamóvil' resultó muy rápido para muchos peregrinos, mientras que gritos de 'sí, sí, sí, el Papa ya está aquí', 'Benedicto, o-é o-é o-é...' y 'Viva el Papa' se repitieron durante toda la mañana, con originales variaciones como la de un centenar de peregrinos de la Hermandad de la Macarena de Sevilla, que aclamó al Papa en Manises al ritmo de sevillanas y cuyo nombre jalearon al grito bético de 'ése Papa, oé'.

Peregrinos que se habían congregado en la plaza de la Virgen desde primeras horas de la mañana para participar en el rezo del ángelus frente a la Basílica de la Virgen de los Desamparados combatieron con gorras, sombreros, abanicos gigantes, pañuelos y paraguas el intenso sol del mediodía. Algunos de ellos agradecieron los cubos de agua que les lanzaron vecinos desde los balcones.

La ciudad presenta un aspecto engalanado con 10.100 banderolas, 6.720 vallas y 5.000 cuelgabalcones con motivos vaticanos. Se ven banderas de muchos países -la mayoría, españolas y de países sudamericanos-, se han lanzado 11.000 globos al paso del 'papamóvil' y un gran tapiz floral decora la Basílica de la Virgen de los Desamparados, aunque en muchas ventanas y fachadas pueden verse todavía crespones negros por la tragedia del metro del pasado lunes.

Así, familiares de las víctimas han sido consolados por el Papa en la Basílica, quien además ha rezado por ellas ante la estación de Jesús, uno de los actos más emotivos de la mañana al recordar a los 42 fallecidos en la tragedia.

Benedicto XVI ya tiene en su poder las llaves de la ciudad que le entregó la alcaldesa, Rita Barberá, en la Catedral. Allí, el Papa también saludó -como en todo el recorrido- a los presentes y hasta besó a un bebé en la frente.

Clausura de La Feria de las Familias

Aspecto del recinto ferial cuando ya habían acabado todos los actos del Congreso Teológico
Minutos antes, todavía se apostaban grupos a las puertas del Pabellón Congresual esperando a saludar al Sr. Arzobispo que aún permanecía en el interior del edificio de cristal.

"Peregrinillos" esperando a sus padres durante la última conferencia de la tarde (Lectura de las actas del Congreso Teológico-Pastoral).
Costaba despedirse de la que ha sido una de las experiencias más enriquecedoras para la ciudad de Valencia en las últimas décadas.

Una feria multicolor, diversa, inter-racial, familias con muchos hijos, con pocos, sin hijos; Hijos naturales, adoptados, fruto del anterior matrimonio (por viudedad), ... ¿Quién dice que la Iglesia no admite la diversidad?. ¡Al contrario!, la Iglesia es garantía de respeto a todos y cada uno de los miembros de la familia. Hasta siempre Valencia.