domingo, julio 09, 2006

El abuelo del mundo


Benedicto XVI ya ha demostrado tener su propio estilo a la hora de dirigir la Barca de Pedro. Sin embargo, comparte distintos rasgos con su predecesor. Uno de ellos es que el contacto con la juventud también le hace rejuvenecer a él. Por eso, después de que haber mencionado el valor inestimable del matrimonio, y de referirse al papel que deben tener los padres y los hijos en el seno de la familia, quiso terminar su recorrido por la «membresía» familiar, con una referencia a los abuelos, «tan importantes en las familias». «Ojalá que, bajo ningún concepto, sean excluidos del círculo familiar» porque, concluyó, «son un tesoro que no podemos arrebatarles a las nuevas generaciones, sobre todo cuando dan testimonio de fe ante la cercanía de la muerte». Algo que quiso remarcar con un comentario que arrancó las risas de los asistentes, y que al mismo Papa le hizo sonreir más que distendidamente. Y es que cuando hablaba de la importancia de los abuelos, Benedicto XVI, de 79 años, enfatizó sus palabras con un «os lo digo yo, que soy el abuelo del mundo». La misma expresión con la que le describió el actor italiano Lino Banfi.
Palabras cercanas. Bromas aparte, tampoco olvidó el Pontífice dar un aviso a navegantes, y recordó que «España, y concretamente Valencia son ricas en sus tradiciones y orgullosas de la fe cristiana que se vive y cultiva en tantas familias». Por eso no es extraño que los fieles sintieran especialmente cercanas las palabras del Pontífice. Peregrinos como Joaquín y Ana, que han venido con cuatro de sus siete hijos, y que tienen el motivo de su viaje más que claro. «Nosotros nos conocimos en un encuentro con el Papa y gracias a eso tenemos ahora unos maravillosos hijos, por esta razón hemos querido traerlos aquí para que conozcan a otras familias que tienen nuestros mismos valores y anhelos y encuentren la fe», explica Ana

Al terminar la ceremonia, la mayor parte de peregrinos que, tras la alegría que el encuentro con el Papa les dejó, siguieron toda la noche en tono de fiesta y celebración. El sonido de guitarras, risas y bailes se escucharon hasta altas horas de la madrugada. Pero no sólo se aprovechaban estos momentos de la noche para festejar, sino también para conocer a peregrinos de otros lugares, convivir con la familia y poner en común experiencias y testimonios de vida.

2 Comments:

Blogger Soy Catolico said...

Queridos amigos www.mifecatolica.blogspot.com les saluda y les felicita por tan brillante y alentador blog, les comunico que los voy a poner como Link de blogs amigos. Animo y sigua a adelante

3:59 a. m.  
Blogger El pescador said...

Qué suerte habéis tenido de poder estar en el EMF. Para quienes hemos vivido en Valencia y compartido la fe en esa bella ciudad en alguna de sus parroquias ha sido muy alentador ver al sucesor de Pedro, El Pescador, confirmar en la fe a todos los católicos.

www.eltestamentodelpescador.blogspot.com

11:32 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home