sábado, julio 08, 2006

Stands de otros Movimientos Eclesiales Pro-Familia

“en muchas ocasiones los abuelos son los únicos miembros de la familia que se pueden hacer cargo de los niños porque los dos padres han muerto”. En el continente africano, donde “la principal vía de contagio del sida es la sexual, la incidencia de la pandemia es mucho más baja en el colectivo de los mayores, debido no sólo a que el número de sus relaciones sexuales es menor, sino fundamentalmente a que son más estables”.

El ‘Congreso de los Abuelos’ analizó, entre otros temas, el de los mayores y la transmisión de la fe, su servicio en la sociedad y la necesidad de que los ancianos reciban la ayuda que “ellos a su vez han dado durante toda su vida”. El objetivo del foro fue sensibilizar a la sociedad sobre las necesidades de los mayores y resaltar “el gran papel” que desempeñan en la sociedad por su “importante aportación” a la vida familiar o por su colaboración en tareas de voluntariado y acción social.

Con el lema “Construyamos un presente común. Nadie sin futuro”, desde la página web de Cáritas.es pretende provocar una reflexión y evaluación sobre cómo vivimos la acogida, la apertura, la integración de las personas inmigrantes en nuestro entorno social. La acogida es: Una acción a favor del respeto de los derechos humanos y la dignidad de las personas y abrir el espacio y el tiempo propios al encuentro con otras personas, crear vínculos e iniciar una relación entre iguales que nos llevará a compartir vivencias.
Si un chico o una persona madura desperdicia su tiempo libre, no ama la vida: es un necio. Y las vacaciones suelen ser el momento en el que casi todos nos volvemos necios. Por el contrario, el tiempo de vacaciones es el más noble del año, porque uno se compromete como quiere con el valor que reconoce más relevante en su vida; o bien, no se compromete con nada, pero entonces es un necio. El valor más grande del hombre, la virtud, el coraje, su energía, aquello por lo que merece la pena vivir, reside en la gratuidad, en la capacidad de gratuidad. Y es precisamente en el tiempo libre donde emerge la gratuidad y se afirma de un modo sorprendente.

Cómo se reza, la fidelidad a la oración, la verdad de las relaciones, la entrega de uno mismo, el gusto por las cosas, la modestia en el uso de la realidad, la conmoción y la compasión hacia las cosas, todo esto se ve mucho más en vacaciones que durante el año. En vacaciones uno es libre y, si es libre, hace lo que más quiere. Si las vacaciones no te hacen recordar lo que más querrías recordar; si no te hacen más bueno hacia los otros porque te vuelven más instintivo; si no te enseñan a mirar la naturaleza en su profundidad; si no te hacen vivir un sacrificio con alegría, el tiempo de descanso no alcanza su objetivo. Las vacaciones deben ser lo más libres posible. El criterio es el de respirar, si puede ser a pleno pulmón. Extractado de la página web de Comunión y Liberación.
El movimiento Apostólico de Schoenstatt y su misión en la santidad de las familias: "El amor a la Iglesia nos ha urgido a llamar a la vida de la Obra, o mejor dicho a suplicar a Dios, que realice en nosotros su misión para bien de la Iglesia... Dilexit Ecclesiam, el amor a la Iglesia nos urge también ahora amar con un amor cálido a esa Iglesia que supo perseguirnos; nos urge abandonar todo pasado y comprometernos más plenamente, a fin de que la Familia cumpla su misión de ayudar a la Iglesia arribar victoriosamente a las nuevas playas de un mundo nuevo, a lograr el ideal de la nueva Iglesia... Dilexit Ecclesiam". (PJK)